La Jaula

Estándar

LA JAULA

Pobre pájaro en su cárcel,
nadie habrá que lo libere,
y jornada tras jornada
come, bebe, canta, duerme…
Yo te miro, solitario,
y mirarte me entristece,
que no hay penas en tu jaula
que las mías no recuerden.
Sin trabajo, sin destino,
sin más vida que la muerte,
con mi canto que ni ha sido
ni será quien me alimente,
sin amor y sin caricias,
con mis dos alas inertes.
Pobre pájaro en su cárcel,
¿nada habrá que te libere?

Jesús María Bustelo Acevedo

Anuncios

Un comentario »

  1. Aquel pajarito fue libre por un momento,
    y escapó de su jaula llegando a un bosque perdido.
    En su vuelo encuentra un árbol, donde posarse.
    Y aquel árbol le abraza suavemente con sus ramas.
    Aquel pajarito siente ese abrazo…
    como un momento demasiado bello y especial,
    un abrazo suave, dulce, lleno de ternura.
    y recordando aquel maravilloso sueño
    que por un momento se hizo realidad
    aquel pajarito encerrado en su jaula,
    cierra sus ojos y vuelve a dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s